Bombardeo de EU a Siria dejó 4 niños muertos

Condena el gobierno sirio la acción ilegal y contraria al derecho internacional de Donald Trump

0
98

Nueve civiles fallecieron, incluidos cuatro niños, tras el ataque estadounidense con misiles contra una base aérea siria cerca de la ciudad de Homs de acuerdo con la agencia local de noticias Sana.

Su reporte sostuvo que los civiles murieron en aldeas cercanas a la base aérea, además que otras siete personas resultaron heridas y las casas del sector resultaron gravemente dañadas.

La Comandancia del Ejército de Siria había informado horas antes en un comunicado en Damasco, que el ataque dejó un saldo de al menos seis muertos, decenas de heridos y grandes pérdidas materiales.

El portavoz de la Comandancia afirmó que el ataque hace de Estados Unidos un socio del Estado Islámico (EI) y del Frente Al Nusra, nombre que usaba el actual Frente de Conquista de Levante hasta que se desvinculó de Al Qaeda el pasado julio, además, subrayó que se trata de una acción ilegal y contraria al derecho internacional.

Según ellos, el bombardeo está en la línea de la estrategia estadounidense, que desde el primer día pretendió debilitar las capacidades militares de Siria en su lucha contra el terrorismo.

Por tanto, la respuesta de Damasco, será insistir en su deber nacional de defender a los sirios y luchar contra el terrorismo, así como establecer de nuevo la seguridad en Siria.

El Ejército volvió a rebatir las justificaciones de Washington para lanzar el ataque, que según afirmó el Presidente Donald Trump, supone una represalia al supuesto bombardeo con armas químicas contra la localidad de Jan Shijún, pero recalcó que Estados Unidos no sabe la verdad de lo que pasó ni quién es el responsable.

Las autoridades de Damasco reconocieron que llevaron a cabo el bombardeo contra la localidad de Jan Shijún el pasado martes, pero negaron de manera categórica el uso de armas químicas.

Según su versión, golpearon un depósito de dichas armas del Frente Al Nusra introducidas de contrabando a la provincia de Idleb desde la frontera con Irak y Turquía y que habían escondido en áreas residenciales de Jan Shijún.

La ONU confirmó que al menos 70 personas murieron y más de 200 resultaron heridas, aunque el Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó la cifra de fallecidos a 86, mientras que la Defensa Civil habló de más de 300 heridos.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí