La “madre de todas las bombas” mató a 36; mienten, reviran extremistas

El ministerio afgano de defensa dice que además destruyeron arsenal. El Estado Islámico niego muertos entre sus filas

0
358

Al menos 36 miembros del autodenominado Estado Islámico (EI) murieron por el ataque en el que Estados Unidos utilizó la bomba GBU-43 massive Ordnance Air Blast Bomb (MOAB), el proyectil no nuclear más potente del arsenal estadounidense, informó este viernes el Ministerio de Defensa afgano.

Muhammad Radmanish, portavoz del Ministerio, indicó que además se destruyeron una gran cantidad de municiones y armas.

No obstante, el Estado Islámico negó a través de la agencia de noticias Amaq que se registraran muertos o heridos en sus filas por el ataque de EU en la provincia oriental afgana de Nangarhar.

En un breve comunicado difundido por internet, la agencia afiliada a los extremistas aseguró que no hubo “ningún muerto ni herido tras el ataque estadunidense ayer en Nangarhar con un misil de tipo GBU-43/B”, citando a una fuente no identificada.

El bombardeo con la GBU-43, un proyectil de 10 toneladas que mata con una onda de presión aérea, fue ejecutado el jueves a las 19:32 hora local, en el distrito de Achin, provincia oriental de Nangarhar, con la aprobación del presidente estadounidense, Donald Trump.

 


En un comunicado enviado a agencias internacionales, otro portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Dawlat Waziri, señaló que, además, un importante refugio y tres escondites del EI fueron destruidos como consecuencia del impacto de la denominada “madre de todas las bombas”.

Según Waziri, el grupo terrorista que empezó a actuar en Afganistán en 2015 usaba ese escondite para coordinar sus ataques a diferentes partes de la provincia fronteriza con Pakistán, e insistió en que en el bombardeo no se produjeron víctimas civiles.

El ataque se dio después de que el Gobierno de Afganistán afirmara esta semana que el número de insurgentes del EI en el país es inferior a 400 y que el año pasado abatió a unos 2 mil 500 miembros del grupo, lo que redujo su presencia a sólo dos de las 34 provincias afganas.

También la misión de la OTAN en Afganistán informó la semana pasada de que en los dos últimos años redujo a la mitad el número de miembros del grupo terrorista y en más de un 60 por ciento el territorio controlado por el EI en el país.

La semana pasada un portavoz de la misión Apoyo Decidido de la OTAN, el capitán Bill Salvin, aseguró que el EI será derrotado en Afganistán durante el próximo año y que su territorio no se convertirá en un lugar seguro para los combatientes del grupo terrorista.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí