Madonna y su inseparable compañera de hoy en día: una anforita

La popular cantante pop sorprendió con su atuendo y "acompañante" en la gala de los Met

0
334

Madonna fue considerada una de las mejor vestidas de la noche en el gran evento de la moda neoyorquina, recurriendo de nuevo a su gusto por la provocación para concentrar la atención de periodistas y fotógrafos.

La celebración de la gran gala de la moda en el Museo Metropolitano de Nueva York -un evento que ya se ha convertido en todo un clásico de la crónica social estadounidense gracias al esfuerzo y a la dedicación de su principal promotora, la editora de Vogue Anna Wintour- provocó comentarios diversos como el espectacular vestido rojo de Katy Perry, del brillante esmoquin vintage de Puff Daddy, así el ver al joven Jaden Smith que pasé en la alfombra roja sosteniendo sus rastas en la mano.

Lo cierto es que la única constante que ha tenido este acontecimiento en sus últimas ediciones reside en la forma en que Madonna ha acabado siempre acaparando el protagonismo, ya sea por sus originales looks o por sus divertidas ocurrencias.

Si el año pasado dejó a todo el mundo boquiabierto con un revelador vestido que dejaba entrever la forma de sus pechos, este año la cantante hizo acto de presencia en la alfombra roja de la gala con un ajustado vestido que llamaba la atención por su estampado de camuflaje -obra del diseñador de Givenchy, Jeremy Scott- y, sobre todo, porque su principal accesorio, una pequeña pero indiscreta anforita que terminó por convertirla en una especie de soldado de élite si no fuera por lo llamativo de su contenido.

“Creo que soy mayor de edad, aunque sé que parezco joven”, bromeó la reina del pop a los periodistas congregados en la entrada del museo al confesar que había rellenado su anforita de vino rosado para amenizar de alguna forma las horas previas al inicio del evento.

La propia intérprete aprovechó también la oportunidad para dar algunos detalles sobre la temática en la que se veía inspirado su impactante atuendo, del que confesó que llevaba varios meses trabajando codo con codo con el diseñador, e incluso para darle un pegadizo título que quizá se una al sinfín de apodos que ha ido recibiendo Madonna a lo largo de sus más de 30 años de carrera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí