Cumplen amenaza y lanzan a policías y militares bombas de ¡excremento!

Manifestantes venezolanos arman cocteles con heces y gasolina a fin de defenderse de la represión del gobierno de Nicolas Maduro

0
264

 

Los manifestantes venezolanos están usando una nueva y maloliente arma contra el gobierno: frascos llenos de su propio excremento.

Este miércoles, las muchedumbres marcharon cautelosamente por las calles de Caracas con cargamentos llamados “cocteles puputov”.

Alejandro, un estudiante de 16 años de edad, escondió tres frascos de mayonesa con residuos humanos mezclados con agua que planeaba lanzar a la policía. Los sacó de un arbusto para mostrarlos mientras se tapaba la nariz.

“Lo estamos haciendo porque hemos visto que funciona”, dijo Alejandro, quien solicitó que su apellido no fuera identificado por temor a represalias. “Esto es algo realmente desagradable”, añadió el muchacho citado por agencias de noticias internacionales.

El país sudamericano ha sido golpeado con manifestaciones durante semanas, y el presidente Nicolás Maduro ha solicitado que una asamblea escriba una nueva constitución que consolidaría su poder.

Las protestas han resultado en al menos 35 muertos, y los políticos de la oposición prometen continuar con las acciones en las calles.

Esta semana, los grupos de Twitter, Instagram y WhatsApp fueron inundados con mensajes e imágenes instando a los partidarios a lanzar frascos llenos de excremento sobre las tropas de la guardia nacional.

Los mensajes utilizaron el hashtag #puputov, una referencia a la palabra compuesta de heces y cocteles Molotov.

María, una abogada de 52 años, que también pidió no ser identificada, dijo que recogió bolsas de abono de vaca de una granja y se las dio a los manifestantes en el este de Caracas.

ARMAS BIOLÓGICAS

Por su parte, el gobierno emitió una advertencia especial a los manifestantes que planean hacer uso de los desechos. La estación estatal de televisión VTV advirtió que el contacto con las heces podría causar hepatitis, conjuntivitis y otras infecciones bacterianas.

“Las heces son un arma biológica”, dijo el inspector general Marieliz Valdez en una entrevista a VTV y publicado en el sitio web del canal. “Es un crimen con penas severas”.

La estudiante de medicina Daniella Liendo, de 22 años, coordina a voluntarios que, con cascos blancos y máscaras de gas, asisten a las víctimas durante las protestas.

Los que estaban en el grupo de Liendo tenían serias preocupaciones sobre los peligros de incluir heces en la pelea. El miércoles, mientras se preparaban, hablaron sobre cambiar los guantes de inmediato y de cómo desinfectar las heridas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí