El antídoto para los embarazos adolescentes: hacer proyectos de vida

Imparten talleres a los jóvenes de 12 a 15 años a fin de que estén conscientes de los riesgos

0
221

Los jóvenes de 12 a 15 años de edad reciben un mensaje claro: con proyectos de vida evitan los embarazos adolescentes.

El programa “Proyecto de Vida: Prevención de Embarazos en Adolescentes”, auspiciado por el Instituto Municipal de las Mujeres (IMMujeres) del Ayuntamiento de León, Guanajuato, reúne a más de 430 mujeres y hombres de 12 y 15 años de edad, quienes participan en talleres acerca del embarazo adolescente y sus riesgos.

Además, se les concientiza en el ejercicio de una salud sexual elegida y responsable; con enfoque desde los Derechos Humanos y con perspectiva de género, según un comunicado del gobierno municipal leonés.

De abril a la fecha, la dependencia ha brindado 14 talleres con 8 sesiones cada uno, en las secundarias generales 17, 15 y 14; además de la secundaria oficial número uno.

Durante las sesiones se utilizan técnicas y recursos didácticos con la finalidad de abrir espacios de diálogo con las y los adolescentes, quienes conversan sobre las situaciones de riesgo que pueden llevarles a un embarazo a edad temprana.

Las y los estudiantes también reciben información sobre la prevención de la violencia en el noviazgo; las características, causas y consecuencias de las enfermedades de transmisión sexual (ITS) y las alternativas de métodos anticonceptivos y el preservativo.

Al finalizar las sesiones, cada participante crea su proyecto de vida a corto, mediano y largo plazo.

Se busca que cada adolescente tenga metas y objetivos para fortalecer su calidad de vida, que incluya el desarrollo y la realización personal y profesional, reconociendo las habilidades, capacidades y sentimientos que guían sus vidas, para la prevención de embarazos a edad temprana, añade el comunicado.

Las y los adolescentes dentro de las sesiones, han tenido impacto en los círculos de reflexión, donde reconocen el poder que se ejerce dentro de sus relaciones de amistad, noviazgo y familia; identificando relaciones de violencia.

Las actividades teóricas-prácticas; permiten también, que las y los adolescentes diferencien entre el amor romántico y el amor nutriente; y descubren que el amor romántico está lleno de actos de violencia, donde se controla y se posee a la otra persona; y que resulta también una variable de las relaciones sexuales forzadas en la adolescencia; truncando sueños, deseos y metas.

A través del ‘Proyecto de Vida: Prevención de Embarazos en Adolescentes’, el IMMujeres fomenta la construcción de relaciones libres de poder, libres de círculos de dolor y recalca que el amor no se debe confundir con posesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí