Casi la mitad de desempleados tiene bachillerato universidad

Una de las razones es el bajo crecimiento de la economía que no demanda a egresados con niveles académicos altos

0
202

Tener estudios de bachillerato o de licenciatura no siempre es una garantía para encontrar trabajo en México.

Así se deduce de datos arrojados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), pues se está confirmando que la mayoría de los empleos que actualmente genera la economía no requieren de una alta calificación, de acuerdo con una nota de El Universal.

En abril pasado, cerca de 1.85 millones de personas estaban desempleadas, de las cuales 48% cuenta con un nivel de instrucción media superior y superior, de acuerdo con los datos más recientes de la ocupación y el empleo del Inegi.

Adicionalmente, 33.7% de los desempleados a abril contaban con la secundaria, por lo que, en conjunto, 81.7% de las personas que no encontraron trabajo tiene estudios de secundaria, preparatoria y profesional.

Esto tiene que ver en principio con el bajo crecimiento de la economía mexicana en los últimos años, debido a que implica la generación de menor riqueza o valor agregado, lo que se traduce en menor demanda de mano de obra calificada, explicó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

“El hecho de que México no haya logrado generar nuevos motores de crecimiento económico, que requieran mayor valor agregado, inhibe la demanda de personal más calificado, es decir, las personas que tienen más estudios o que tienen más certificaciones, y eso está afectando al país. Los empleos que se están generando actualmente son básicamente en maquiladoras o son de servicios de bajo valor agregado, como comercios, muchas veces en la informalidad”, dijo el especialista a El Universal.

La tasa de informalidad laboral fue de 56.5% de la población ocupada en abril pasado, y a pesar de que fue inferior al registrado en el mes anterior (57%), todavía es un nivel elevado, sobre todo si se toma en cuenta que el perfil de los empleos que ofrece son poco productivos, por lo que no demanda mano de obra calificada.

Además, la gente con más estudios pide un mayor salario, y lo que se percibe en los últimos años es que gran parte de los empleos pagan entre uno y tres salarios mínimos. Pese a ello, y ante la necesidad de mantener a sus familias, muchas personas con estudios universitarios, e incluso con posgrados, realizan tareas vinculadas con una menor preparación.

Lo que vemos es que a pesar de que México pueda estar haciendo un gasto elevado en educación, de que existan escuelas universitarias y técnicas, eso no necesariamente implica que los egresados van a tener un impacto productivo de innovación en el país, porque acaban empleándose en labores más rutinarias, y ello limita los resultados que se esperan de los presupuestos para educación, dijo De la Cruz.

Destacó que el problema es más grave porque lo que ocurre es que el país desperdicia el bono demográfico, es decir, la generación de jóvenes que se están sumando al mercado laboral para iniciar su vida productiva y que además están educados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí