Greenpeace a punto de desaparecer; enfrenta demanda multimillonaria

La organización ecologista deberá pagar 200 millones de dólares a una empresa canadiense

0
244

Perder una demanda millonaria contra una empresa canadiense puede significar la desaparición de la organización ecologista Greenpeace.

De acuerdo con una versión del portal de noticias Huffington Post, la organización enfrenta uno de sus mayores desafíos, por lo que lanzó una campaña de información a nivel mundial.

En 2010, Greenpeace y otras ocho organizaciones ambientales se unieron a Resolute Forest Products (el mayor productor mundial de papel para prensa, con sede en Montreal, Canadá) y otras compañías de productos forestales para establecer el Acuerdo del Bosque Boreal, para que estas se comprometieran con llevar a cabo prácticas más sostenibles y protegieran la flora y la fauna del bosque canadiense.

Sin embargo, según informó Greenpeace en un comunicado, Resolute faltó a su compromiso.

En ese entonces, la directora Ejecutiva de CPAWS (Sociedad Canadiense de Parques y Vida Silvestre), Janet Sumner, declaró: “Hemos llegado a la triste conclusión de que Resolute no hará lo mínimo que la ciencia dice que se requiere para proteger nuestros bosques y los caribúes amenazados”.

Greenpeace, por su parte, no quitó el dedo del renglón y evidenció “las polémicas prácticas forestales de Resolute hacia el público y los compradores de los productos de la empresa durante años”.

Lo que ocasionó que la empresa canadiense presentara una demanda de más de 200 millones de dólares contra Greenpeace EU, Greenpeace Internacional, Stand.earth y activistas individuales, y otra demanda por más de cinco millones contra Greenpeace Canadá y activistas individuales.

El gigante maderero acusa a Greenpeace por cargos de difamación y violación de la “Ley Federal contra la Extorsión y el Crimen Organizado”, pues la compañía asegura que ha sido “víctima de amenazas, ataques cibernéticos, intimidación de sus clientes, destrucción de puestos de trabajo y difamación”.

Los ambientalistas han explicado que con esta demanda se busca cortar los alcances del ambientalismo.

Por lo anterior, Greenpeace ha puesto en marcha una campaña para difundir la acción legal presentada por la multinacional canadiense y, al mismo tiempo, llamar la atención de editoriales como Penguin Random House, Hachette, Harper Collins y Simon & Schuster para que reconsideren si las acciones de sustentabilidad de Resolute lo “califican para ser un proveedor”.

Según Greenpeace, las consecuencias de esta disputa podrían ocasionar que así como “Resolute Forest Products realizó acciones extremas para silenciar a sus críticos respecto a sus prácticas controversiales de tala de bosques”, otras empresas encuentren la forma de “intimidar a sus críticos” y poner un bozal a la sociedad civil. “Sería un precedente muy peligroso que podría alentar a las empresas a utilizar tácticas similares contra sus detractores”, finalizó la ONG.

(Foto: Ilustrativa Viajejet)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí