Como te ven te tratan

0
736

Cuántas veces nos hemos encontrado con una persona y no damos un peso por ella, pero conforme la vamos conociendo, nos enteramos de que es un exitoso empresario, político o artista de renombre.

O viceversa: conocemos a alguien que nos cautiva en el primer instante, ya sea por su forma de vestir, hablar o comportarse, pero al paso del tiempo nos damos cuenta que no es sino un charlatán.

En los dos casos se trata de la percepción que, consciente e inconscientemente, estas personas trasmiten a los demás, y que han desarrollado a lo largo de cierto tiempo.

En la vida diaria, como en una campaña electoral, se vende un concepto elaborado a base de percepciones. Por lo tanto, se tiene que definir un traje a la medida para nosotros o nuestro candidato, según sea el caso.

Importa mucho que el concepto esté sustentado en realidades. Lo mejor siempre será presentar a una persona tal y como es, con defectos y virtudes: alguien que sea capaz de conectar con la gente de forma natural.

El secreto radica en darle relevancia a las virtudes o cualidades que se apeguen a las necesidades de los que eligen, de tal forma que se perciba que es la persona ideal para el cargo o la situación en juego.

Entonces: ¿estás de acuerdo que la percepción es más importante que la realidad?

 

fernandomacias@direxion.mx

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí