Incendio en Londres dejó 12 muertos; lanzaron inquilinos a varios niños

Reconocen autoridades que las condiciones de seguridad no eran adecuadas. Se vivieron escenas de pánico

0
192

Autoridades confirmaron que aumentó a 12 el número de muertos por el incendio en una torre departamental de Londres y prevén que la cifra aumente.

Respecto al incidente, un inspector de incendios comentó que las condiciones de seguridad contra incendios de la Torre Grenfell no era la más adecuada.

Anteriormente varias personas habían expresado su preocupación por el posible peligro que percibían en el edificio, derivado de la reciente remodelación.

La información en caso de incendio divulgada al interior del complejo señalaba que los residentes debían permanecer en el edificio a menos que el origen del fuego se encontrara al interior de su departamento.

“Si nos hubiéramos quedado en ese piso, hubiéramos muerto, mi instinto me dijo que sacara a mis hijas”, declaró Michael Paramasivan, residente de la torre, a la BBC.

En febrero de 2013 algunos habitantes del edificio afirmaron que el equipo de seguridad contra incendios, incluyendo los extintores, no había sido probado por casi 12 meses.

La Brigada de Bomberos de Londres y Kensington calificó en 2016 a la torre como de riesgo de incendio medio, considerada como normal, después de que terminaron los trabajos de remodelación.

ARROJARON BEBÉS

Las escenas vividas fueron terribles. Varios adultos se vieron obligados a lanzar a niños pequeños desde las ventanas de la Torre que consta de 24 plantas.

Un bebé se salvó tras ser arrojado por una mujer desde el noveno o décimo piso del bloque, que incluye viviendas de protección oficial -la que se ofrece a las personas sin recursos económicos-, explicó una vecina, Samira Lamrani, a la agencia de noticias PA.

Lamrani, que se encontraba debajo del edificio de 120 apartamentos, situado en el barrio de Kensington, relató cómo, desde la calle, podía ver a gente en las ventanas, golpeando frenéticamente y gritando.

“En una de las ventanas, en el noveno o décimo piso, había una mujer haciendo señas, explicando que iba a tirar a su bebé y que si alguien podía atraparlo”, contó.

Fue un hombre, según afirmó Lamrani, quien escuchó la súplica de la mujer y consiguió atrapar al niño, que al parecer sobrevivió.

La misma testigo narró cómo la gente que se agolpaba en las inmediaciones del bloque de pisos trataba de tranquilizar a las personas que se asomaban y gritaban por las ventanas.

“Podía ver la muerte en sus miradas”, sostuvo, y añadió que los gritos, especialmente de los niños se le quedarán grabados durante mucho tiempo.

Otra testigo de la tragedia, una residente del edificio llamada Zara, detalló cómo vio a otra mujer arrojar a su hijo, de unos cinco años, desde una ventana del quinto o sexto piso.

“Creo que el niño tiene algunos huesos rotos y moretones, pero que está bien”, manifestó.

Uno de los residentes del bloque siniestrado, Paul Munakr, que vive en el séptimo piso y logró escapar de las llamas, declaró a la cadena pública BBC que, en el momento en que se desató el fuego, no se escuchó en el interior del edificio la alarma antiincendios.

Otro testigo, Jody Martin, presenció cómo uno de los residentes del bloque saltó hacia la calle desde una de las ventanas, y cómo otra mujer agarraba a su bebé por la parte exterior de la ventana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí