Salva el Tri juego contra Nueva Zelanda; le basta un empate para avanzar a semifinales

Los cambios hechos por el técnico Osorio le complicaron la existencia ante un rival aguerrido

0
331

Se salvaron de milagro. La Selección Mexicana venció 2-1 a Nueva Zelanda en un juego donde fue duramente criticado el técnico Juan Carlos Osorio.

Gracias al gran desempeño del portero Alfredo Talavera y del volante Javier Aquino, la Selección pudo vencer a los neozelandeses, con goles de Raúl Jiménez y Oribe Peralta.

Ahora al Tri le basta con empatar el sábado frente al anfitrión Rusia en la última jornada para acceder a las Semifinales de la Copa Confederaciones.

Los ocho cambios que hizo Osorio al cuadro nacional que enfrentó a Portugal mermaron claramente en el desempeño del conjunto nacional.

De hecho, todo esto hizo que subestimara al rival que, al 85′, estuvo cerca de empatar con un disparo de Thomas que se estrelló en la horquilla.

Las fallas más evidentes fueron a la defensa que dejó tremendos huecos y se vio ampliamente superada por el físico y altura de los rivales.

En el primer tiempo, Chris Wood tuvo tres mano a mano, el primero de ellos en una jugada en la que Carlos Salcedo se dislocó el hombro izquierdo y en el que de no ser por Alfredo Talavera pudo caer el primero del cuadro neozelandés, una acción en la que Osorio, desesperado, reclamó a sus rivales la falta del Fair Play y recetó a la banca una mentada de madre; Héctor Moreno sustituyó a Salcedo. En el complemento, Moreno salió lesionado y en su lugar entro Rafael Márquez.

Luego fue Clayton Lewis el hombre que filtró el esférico a Wood, en una pésima salida de Néstor Araujo, y esta vez el delantero no perdonó a México, al 42′.

Y después del gol de Nueva Zelanda y ante una zaga descontrolada, Moreno intentó el fuera de lugar y Alanís se quedó colgado, y de no ser porque a Wood le falló la técnica la historia pudo ser peor. Lo mismo ocurrió en el complemento cuando un enorme Talavera salvó el error de Diego Reyes.

Héctor Herrera ingresó en el segundo tiempo y el Tri tuvo mayor asociación. Aquino hizo un túnel, luego cedió a Fabián y este tocó a Jiménez, quien realizó una espectacular media vuelta y anidó el esférico en el ángulo superior derecho al 54′.

Otra vez Aquino marcó la diferencia al 73′ al desbordar por izquierda y mandar el centro retrasado a Oribe Peralta, sólido en su definición, certero, el gol de la aparente tranquilidad, muy aparente porque los neozelandeses pudieron empatar.

El duelo terminó en una gresca que ameritó revisión del VAR y solo trajo amonestaciones.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí