La CDMX y su sismo ¿y el resto?

1
550

Escribo este blog sin el ánimo de ser ofensivo ni despectivo, sino crítico. Como nacido, criado y educado en la delegación Gustavo A. Madero, soy defeño que tiene a una parte de su familia viviendo en la capital del país y que, al igual que muchos de nosotros que vivimos en provincia, nos preocupamos por la salud e integridad de nuestros seres queridos cada vez que ocurre una tragedia, inundación o un terremoto como el que nos ocupa hoy.

Mi reflexión parte desde mi punto de vista profesional, de comunicólogo, de alguien que ha dedicado la mayor parte de su vida a estar en la noticia diaria, en su análisis y en la manera de transmitirla lo mejor posible.

Y sigo sin asimilar el egocentrismo de la cobertura de una tragedia de este tamaño. Me explico. Para todos los medios masivos de comunicación, la provincia no existe ante un suceso de esta magnitud. Y para no irme muy lejos parto del terremoto del 7 de septiembre en Chiapas y Oaxaca. La noticia fue que “resistió la CDMX” el movimiento telúrico cuando siguen miles de personas damnificadas en esos estados del sur del país. ¿Alguien recuerda cuándo fue la última cobertura?

En el terremoto del pasado martes fluyeron las noticias de la tragedia que se estaba viviendo en Morelos y Puebla, gracias en buena medida a las redes sociales (benditos sean estos medios alternativos), pero para los medios masivos simplemente no existió la cobertura, y apenas este viernes han comenzado a reportar y hacer enlaces.

Nunca importaron los daños en los epicentros de los terremotos, solo lo que ocurrió en la Ciudad de México. (“Ay, qué lástima que pasó allá”, es la reacción común de los chilangos). La verdadera solidaridad debió existir enviando apoyo desde el 7 de septiembre a las víctimas de Chiapas y Oaxaca.

La capacidad de reacción de los medios masivos mexicanos es el despliegue de reporteros y cámaras… a la misma capital. Lo demás no cuenta. Su criterio informativo es cerrado, aislacionista, aldeano… solo importa su alrededor.

Desde mi estado adoptivo, Guanajuato, he sido testigo de la preocupación y solidaridad de la gente por las víctimas en México, Puebla y Morelos. En muchísimas partes de León se abrieron centros de acopio como ocurrió en Michoacán, Aguascalientes, Chihuahua, Nuevo León, Yucatán, Campeche, Jalisco, por mencionar algunos. ¿Y esto fue noticia para los medios nacionales? Por supuesto que no.

Como tampoco lo ha sido el despliegue de brigadistas de rescate guanajuatenses, neoleoneses, campechanos, jaliscienses, veracruzanos… Todos salieron con una identidad: son mexicanos. A los medios –y a los chilangos en general- les gusta más presumir que llegaron los alemanes, estadounidenses, japoneses, israelíes, chilenos y colombianos para ayudar en el rescate.

México es la provincia, no el centro del país. La provincia es la que le da fuerza, belleza y diversidad, pero parece que solo existe para contar historias de narcos, huachicoleros, rezago económicos e indígenas…

Estoy seguro que somos millones de mexicanos de provincia los que nos solidarizamos con los defeños, pero eso, para los medios no cuenta. Ojalá y con esta sacudida volteen a vernos que todos somos mexicanos, solidarios y que amamos esta tierra.

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí