Con el golpe de calor no se juega; recuerda las medidas de prevención

Guanajuato no escapa de las altas temperaturas y un médico del IMSS de la entidad recomienda cómo mantenerse hidratados

0
122

En la presente temporada es recomendable prevenir afecciones por el calor, debido a las altas temperaturas, sobre todo a quienes acuden a centros vacacionales como playas y balnearios, en los cuales la exposición al sol es más prolongada, señaló el médico del IMSS, Mauricio Sánchez Barajas.

“Uno de los riesgos es el llamado golpe de calor, que puede evitarse con ciertas medidas”, agregó en un comunicado, el galeno familiar adscrito al Hospital General de Zona No. 21 de Guanajuato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Explicó a la agencia Notimex que “consideramos al golpe de calor como una condición potencialmente fatal caracterizada por temperaturas corporales por arriba de los 40 grados, que puede ocasionar múltiples lesiones a los tejidos del organismo”.

Esta afección se identifica por una forma activa y otra pasiva. En términos generales, la primera se presenta más en personas jóvenes al realizar ejercicio extenuante e intenso en esta época, mientras que la pasiva afecta a personas de la tercera edad, con alguna patología previa, por ejemplo, diabetes mellitus, hipertensión arterial, insuficiencia renal e incluso obesidad, añadió.

Dijo que el golpe de calor se presenta por un descontrol del sistema termorregulador del cuerpo, que se ubica a nivel del hipotálamo que reacciona ante el calor o el frío.

Existen factores de riesgo como la edad, ya que son más susceptibles a padecerlo los menores de cinco de años y mayores de 60, así como ya se mencionó las personas con padecimientos crónicos, agregó.

El médico del IMSS recomendó no realizar ejercicio en esta época, en un horario de las 11:00 de la mañana a las 16:00 horas, por la intensidad de calor que se registra, además de que deben hidratarse bien con agua natural.

Apuntó que los síntomas del golpe de calor son: malestar general, dolor de cabeza, sensación de náusea, piel irritada, dificultad para respirar.

En etapa avanzada, existe dolor muscular, fiebre, sudoración excesiva, calambres y deshidratación severa, por lo que se debe descubrir a la persona, de ser posible brindarle aire con un ventilador.

No cubrirla, otorgarle líquidos tibios y no azucarados, elevar los pies, colocar bolsas con hielo en el cuello, axilas, vientre y plantas de los pies para disminuir la temperatura. Recomendó acudir al servicio médico para recibir atención y evitar alguna complicación.