La Universidad de Guanajuato y la de Oxford estudian envejecimiento de las personas

Firman la “sociedad del envejecimiento” que fortalecerá la investigación científica sobre el tema para los próximos años

Nuestra Universidad de Guanajuato es la única que tiene el privilegio de investigar junto con una de las universidades más prestigiadas del mundo.

Investigadores del Institute of Population Ageing, de la Universidad de Oxford, y de la Universidad de Guanajuato (UG) firmaron la “sociedad del envejecimiento”, con la que se busca fortalecer la investigación científica en el tema.

La esperanza de vida de las personas que nazcan del 2030 al 2050 podría ser de 120-130 años, además de que el concepto de familia cambia por el número de hijos que las parejas deciden tener. Estos temas dieron origen a una Carta de Entendimiento entre ambas instituciones, consignó la agencia Notimex.

El director del Departamento de Gestión Pública y Desarrollo de la UG, Alejandro Klein Caballero, quien también es profesor asociado en el Institute of Population Ageing, explicó que la Carta de Entendimiento facilita las visitas académicas de estudiantes y profesores de la universidad inglesa, su incorporación a posgrados y el desarrollo de proyectos conjuntos.

George Leeson, director del Oxford Institute of Population Ageing, impartió recientemente en México el Seminario “¿Quién quiere vivir para siempre?”, en el que participaron docentes y estudiantes de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la universidad mexicana.

El experto advirtió que, a nivel global, la tasa de sobrevida es cada vez mayor. “Es lo que yo llamo el pasaje de la muerte inminente a la muerte desplazada, es decir, hace 50 años un hombre de 70 años tenía la idea de que estaba más o menos cerca de la muerte; hoy en día, un hombre de esa edad no tiene por qué pensar eso”.

Consideró que el grupo de población que va en aumento es el de centenarios, por lo que surge la pregunta de quién quiere vivir para siempre. Es muy probable que para el año 2030 o 2050, un niño que nazca en esa época tendrá una esperanza de vida de entre 120-130 años.

“Esta esperanza de vida no estaba prevista, como no lo está la mayoría de los procesos sociales, eso implica que hay que pensar todo de nuevo”, sostuvo el investigador de la Universidad de Oxford.

A nivel académico, este tema es denominado “sociedad del envejecimiento”, sin embargo, Alejandro Klein, de la UG, consideró que no se trata de un asunto teórico, sino de una realidad cotidiana que implica una remodelación radical del concepto tradicional de familia.

Afirmó que este modelo es anacrónico y tiene que cambiar porque la tasa de reemplazo es de 2.3, es decir, “los que mueren se reemplazan si la gente tiene 2.3 hijos, pero están teniendo 1.8, y esa cifra sigue bajando”.

En consecuencia, señaló, si las parejas siguen teniendo sólo un hijo, van a desaparecer por lo menos tres figuras: la de hermano, la del sobrino y la del tío.

Alejandro Klein, quien también coordina la Red Latinoamericana de Investigación sobre el Envejecimiento (LARNA, por sus siglas en inglés), informó que en noviembre próximo se llevará a cabo en la UG un taller para analizar estos temas.

El taller está abierto a todo público y se espera la presencia de académicos, organismos gubernamentales y representantes de distintos grupos sociales.

La UG es la única universidad en Latinoamérica que tiene una Carta de Entendimiento con el Instituto y con la universidad de Oxford.