Van a comunidades rurales de Guanajuato para acercar servicios educativos a pobladores

A través de los Centros Comunitarios Digitales se busca que la población en rezago educativo obtenga certificado oficial

0
61

La educación va a las comunidades en rezago de Guanajuato.

Con dos Centros Comunitarios Digitales (CCD) Móviles del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), además de acercar los servicios educativos a la población en rezago educativo, se motiva a los usuarios a concluir y certificar su educación básica.

Esto, dice un comunicado, gracias a que las características de ambas unidades móviles de gran tamaño les permiten llegar a zonas rurales y de difícil acceso y a plazas públicas en todo el estado para ser utilizadas en jornadas de alfabetización y aplicación de exámenes de diagnóstico de primaria y secundaria.

Además, por su equipamiento que incluye computadoras con acceso a internet, impresora, televisión interactiva y aire acondicionado, se favorece el aprendizaje y el desarrollo de otras capacidades con el apoyo de asesores educativos que brindan atención personalizada a los usuarios. Las unidades son operadas por personal capacitado.

Rosalba Rodríguez Yáñez, de 34 años de edad, encontró en un CCD Móvil que se encuentra temporalmente en Coroneo, la oportunidad de certificar sus estudios y un impulso para salir adelante con sus tres hijos de 8, 4 y un pequeñito de un año y 7 meses.

Es jefa de familia y actualmente vive en la comunidad de La Venta de dicho municipio. Aunque terminó su primaria, no tiene su certificado. Además, quiere terminar la secundaria para encontrar un trabajo que le permita llevar ingresos a su hogar.

Gracias a que uno de los Centros Comunitarios Digitales Móviles se instaló en la plaza principal de Coroneo, Rosalba pudo inscribirse de inmediato y presentó en ese momento su examen para acreditar sus conocimientos de primaria. Confía en obtener una calificación aprobatoria para obtener su certificado, y continuar con la secundaria.

“Me interesa terminar hasta la secundaria, porque quiero buscar trabajo. Justamente venía de Acámbaro a Coroneo buscando un (círculo de estudios de) INAEBA y dije, voy a pasar a ver qué se necesita para estudiar la secundaria. Justo levanté la mirada y vi la unidad móvil que decía: INAEBA, primaria y secundaria. Y fue como llegué aquí… ya me tocaba”, dijo emocionada Rosalba al concluir su examen.

Guadalupe López Martínez, tiene 63 años. Es originaria del municipio de Coroneo y nació en una casa cercana al centro, recuerda. De niña, dejó la escuela por ayudar a su familia en las labores del campo.

Hace poco, mientras caminaba por la calle para hacer su mandado, un promotor de INAEBA invitó a Guadalupe a realizar un examen para acreditar sus conocimientos de secundaria en el CCD Móvil que se colocó afuera de la Parroquia de Santiago Apóstol en aquel municipio, y aceptó con la ilusión de concluir una meta que no logró cuando estaba en edad escolar.

“No se me hizo tan difícil el examen. A mí la memoria no me ayudaba de niña y se me olvida (todo) todavía. Yo le ayudaba a mi papá en el campo. Iba a tirar abono; a sembrar; a alzar el zurco, se siembra el maíz y cuando el maicito ya está así –dice Guadalupe al tiempo que señala una medida de unos 30 centímetros con sus manos-,  arrimarle la tierra y echarle el abono. Yo creo hasta como los 15 años estuve ayudándole”, afirma con nostalgia Guadalupe.

Luego, las obligaciones como madre de familia de 13 hijos le impidieron regresar a la escuela, y al convertirse en jefa de familia tuvo que trabajar para mantener a sus hijos como empleada doméstica.

“Yo vi que un muchacho estaba hablando con unas señoras y después me invitó a mí (a realizar su examen). Si me dieran el certificado, sentiría bien bonito porque nunca lo pude hacer de niña y me siento contenta”, asegura Guadalupe quien ahora espera recibir noticias sobre los resultados de su examen.

En lo que va del año, así como en Coroneo, los Centros Comunitarios Digitales Móviles del INAEBA han realizado otras 24 visitas a plazas y jardines principales de Acámbaro, Doctor Mora, Moroleón, Salamanca, San José Iturbide, Uriangato y Yuriria.

Entre las comunidades beneficiadas se encuentran Chamácuaro e Irámuco, de Acámbaro; Capulín y San José Agua del Refugio, de San José Iturbide y Parangarico, La Angostura y Cerano, en Yuriria. Cabe recordar que todos los servicios ofrecidos por el INAEBA son gratuitos y los certificados entregados por el Instituto cuentan con validez oficial.