El cinismo del robo hormiga: desde fingir desmayos hasta involucrar a menores de edad

Un recuento del diario El Universal indica que, además de los electrodomésticos, lo que más roba la gente de las tiendas es perfumes, maquillaje, juguetes y relojes

0
47

El cinismo para robar no tiene límites: desde fingir desmayos para no ser detenidos hasta involucrar a los menores de edad en el robo de mercancías en las tiendas de autoservicio.

Un reporte del diario El Universal dio cuenta de los métodos utilizados por las personas para robar mercancías en tiendas de la Ciudad de México y en qué zonas son más frecuente.

Los métodos son usados en todo el país, incluido Guanajuato, según los reportes periodísticos y que observan un patrón común.

El Universal cita el caso de Sandra, quien desde hace 16 años trabaja en una tienda departamental.

La mujer, desde su primer día, ha sido testigo de robos hormiga y los que más le han impactado son en los que grupos de cinco o seis personas logran sacar pantallas o electrodomésticos.

Recuerda con asombro, añade la información de El Universal, el día que una mujer escondió siete estuches de perfumes entre su ropa. “Se metió todo en un pants, los sujetó con una faja o algo parecido”, dijo a El Universal.

La tienda se ubica cerca de Metro Buenavista de la capital del país, y los “farderos” a los que han detenido tienen su domicilio en las colonias Tepito, Guerrero, Atlampa y San Simón Tolnahuac.

“Una vez cachamos a una familia que se dedica a esto, hasta los niños que venían traían escondida ropa, ellos venían de Atlampa, cuando los agarramos se pusieron a llorar; sin embargo, esa vez denunciamos porque de lo que se llevaban eran más de 12 mil pesos”, relata a El Universal.

Por ser reincidentes, tres señoras y dos jóvenes fueron detenidos y dos chicas tuvieron que llegar a un acuerdo reparatorio, “pero es muy feo que a los niños desde chiquitos les enseñen a robar, porque cuando crezcan harán lo mismo o hasta con violencia, les roban su infancia y su inocencia, y les enseñan a obtener cosas por la vía fácil”.

A Sandra le sorprende el ingenio de los ladrones “para llevarse tres pantallas un día nos armaron un show”, cuenta al diario de la capital del país.

“Una señora se desmayó y su hija se puso a gritar que la ayudáramos, un chico que venía con ellas empezó a decir que su mamá se había muerto, en lo que se armó todo ese relajo sacaron tres pantallas por donde estaba la señora tirada, como a los 10 minutos, la mujer abrió los ojos y dijo que se sentía bien, le pedimos que esperara porque ya habíamos pedido una ambulancia, pero dijo que no y se fueron los tres”, declaró la mujer.

Del robo se percataron con las cámaras de seguridad y del modus operandi porque todos llegaron en una camioneta y antes de entrar a la tienda se separaron.

“Ahora sí, con la pena, cuando una persona se siente mal o se desmaya, los guardias no se mueven de las entradas y se piden los recibos de compra”, dijo.

Además de electrodomésticos, dice la nota de El Universal, lo que la gente más sustrae de la tienda es ropa, perfumes, maquillaje, juguetes, zapatos y relojes.

“Me impacta mucho ver cómo se esconden las cosas, luego señoras traen bebés en brazos y entre el rebozo y el niño guardan perfumes, cosméticos y ropa interior. Es feo que vivan así”.

En el caso de los trabajadores de esta tienda departamental, cuando ocurren robos hormiga deben pagar un porcentaje de lo que se llevaron, pero lo hacen entre todos los empleados.

“Podrían pensar que es lo justo y que no es mucho, pero hay robos de más de 20 mil pesos en pura mercancía, a veces me han descontado hasta mil pesos y no se vale que paguemos por los rateros”.

(Foto: Tomada de El Universal)