Totalmente falso que los niños con cuadros de asma se les prohíba hacer deporte

Experto señala que, por el contrario, es obligatorio practicarlo a fin de que se hacen tolerantes al esfuerzo físico

0
55

Si bien existen diversos mitos en torno a la enfermedad del asma, uno de los más comunes es que “los niños no deben hacer deporte porque es peligroso”, situación que es totalmente falsa, señaló el experto Vicente Plaza.

“Esto hay que desterrarlo, la opinión pública tiene que saber que un niño y un adulto con asma puede y debe hacer deporte”, enfatizó el director del Servicio de Neumología del Hospital de la Santa Cruz y San Plablo de Barcelona, en el marco de la Confederación Nacional de Pediatría de México que se realiza en Acapulco, Guerrero.

Plaza explicó que existen días donde los síntomas no permiten a los pacientes realizar sus actividades. “Obviamente ese día no hará deporte, pero el resto de los días si su asma está controlada puede y debe hacer deporte”, reiteró a la agencia Notimex.

En reunión con medios, el especialista en cuidados intensivos aseguró que el ejercicio en personas asmáticas y no asmáticas proporciona ventajas al cuerpo como la tolerancia al esfuerzo.

“Los pacientes asmáticos que hacen deporte y están entrenados toleran mucho mejor las sensaciones de falta de aire y de ahogo; por lo tanto un niño con asma tiene que hacer deporte”, subrayó.

La neumóloga pediatra Mercedes Yance Valenzuela coincidió en que además de las terapias farmacológicas para mantener un control y una buena calidad de vida, los pacientes deben complementar su tratamiento “con alimentación, actividad física y disminución del estrés”.

El doctor Vicente Plaza agregó que entre las falsas creencias se encuentra el que asma se puede curar, y puntualizó que hasta ahora no existe ninguna terapia que pueda lograrlo.

Añadió que aún cuando un paciente pueda dejar de presentar síntomas a lo largo de los años, se trata de una enfermedad crónica controlable, pero no curable.

Asimismo, dijo que entre los mitos también se encuentra en que al paso del tiempo los medicamentos reducen sus efectos o las personas logran resistencia a éstos.

Los expertos recordaron que el asma es una enfermedad crónica de las vías respiratorias que puede detonarse por el contacto con el frío, virus, pelo de animal, ácaros de polvo, contaminantes y tabaquismo, la cual afecta al 10 por ciento de la población mundial.

El doctor José Waingarten, gerente de Asuntos Médicos Respiratorios en Boehringer Ingelheim, recalcó la importancia de que pacientes, familias, médicos e instituciones trabajen en conjunto para erradicar mitos y mejorar las prácticas que permitan optimizar los tratamientos.

(Foto: Tomada de Notimex)