Los ciber delincuentes utilizaron a personas mayores de 50 años para saquear los bancos

Un especialista afirma que se hicieron entre 900 y 1,250 transacciones retiros en efectivo en el Estado de México, Ciudad de México, Guadalajara y Nuevo León

0
35

Están identificados aquellos que se hicieron cómplices de los ciber delincuentes en uno de los mayores saqueos a instituciones bancarias en la historia de México.

De acuerdo con el diario Reforma, en el hackeo al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), personas mayores de 50 años fueron usadas como “mulas” para abrir cuentas bancarias y están plenamente identificadas por los bancos que recibieron esos depósitos.

Luis Ramírez, director de estrategias corporativas de IT Lawyers, firma especializada en asesoría y análisis de problemas de seguridad de diversas instituciones financieras, detalló al diario Reforma cómo llevó a cabo el ataque cibernético a las instituciones bancarias del país y que se concretó en el Estado de México, Ciudad de México, Guadalajara y Nuevo León.

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, explicó que fueron 900 retiros en efectivo en diversas cuentas.

Ramírez señaló a Reforma que su firma calcula que fueron mil 200 transacciones de 75 cuentas que se abrieron entre enero y marzo de 2018.

“Los bancos tienen estas cuentas plenamente identificadas. Son de Estado de México, Ciudad de México, Guadalajara y Nuevo León”, dijo el experto a Reforma.

Los retiros se realizaron los primeros días de mayo de estas 75 cuentas de personas que fueron utilizadas como “mulas”.

A estas personas les dieron un porcentaje por los retiros, añadió la información de Reforma.

“Los bancos tienen los videos de seguridad, tienen plenamente identificados a quienes retiraron y la pregunta es por qué no lo informan”, agregó el experto a Reforma.

Para poder desviar el dinero de un banco y llevarlo a cuentas abiertas en otros, los hackers duplicaron las órdenes de pago que las instituciones financieras generan dentro del SPEI, según explicación del Banco de México.

Cuando un cliente hace una operación interbancaria, el banco emisor genera una orden de pago que envía al SPEI para que el dinero llegue a otro banco.

Dichas órdenes fueron duplicadas y el hacker extrajo recursos del banco emisor y lo envió hacia múltiples cuentas.

Ramírez agregó que los hackers se dieron cuenta del vacío que hay en la fase media del sistema del SPEI, donde se verifica que la cuenta que envió el depósito realmente existe.

Agregó que el Banxico siempre ha dado por hecho que el banco que recibe el depósito verifica en esta fase media que la cuenta emisora existe, es decir, que está registrada con el nombre completo del titular y un número que la identifica.

(Foto: Tomada de Animal Político)